¡Hola, hola! Este lugar llevará creado unas cuantas semanas, pero ha estado vacío mientras encontraba algo con lo que poder inaugurarlo. Algo que mereciera inaugurar este rincón. ¡Y lo he encontrado!

¡Es un libro!

pretens
¿Quién lo iba a decir…?

Pero no es un libro cualquiera, claro que no. ¡Es la quinta novela publicada de África Vázquez Beltrán! O Afri. O, como la llamo yo, mamá literaria. Pero eso ya es otra cosa y no he venido aquí a hablar de lo mucho que la quiero, sino de lo mucho que me ha gustado esta novela.

¡Así que aquí vamos! Pero primero un par de datos y esas cosas que la gente seria suele poner en sus reseñas serias de sus blogs serios (lo siento, lo he intentado).

¿No es preciosa? *-

Título: La ciudad de los ladrones

Autora: África Vázquez Beltrán

N° de Páginas: 513

Editorial: Naufragio de letras

Año: 2018

Sinopsis: Ysgrand, la ciudad subterránea. Ysgrand, la ciudad dividida. Ysgrand, la ciudad de los ladrones.

Desde que el Accidente destruyó la superficie terrestre, toda la humanidad se concentra en una única ciudad corrupta. Mientras los patricios viven con todos los lujos en el Barrio Dorado, los plebeyos malviven en el Barrio Negro, donde la Mafia impone la ley. Aplastados por los poderosos, obligados a pagar el oxígeno que respiran y siempre amenazados con una horrible muerte en el Coliseo, los plebeyos se aferran a su única esperanza: la Hermandad de Ladrones, que roba a los más ricos para repartirlo entre quienes más lo necesitan.

Pero el robo de unas extrañas semillas hará que la tiranía del Barrio Dorado comience a tambalearse. Ladrones, mafiosos, patricios, androides… Las voces descontentas de unos y otros se unirán en lo que podría ser el inicio de una revolución… o el principio del fin.


Y ahora vamos a hablar un poco de esta maravilla (ups, ¿eso se consideraría spoiler? ¿Se pueden spoilear las reseñas…?). Vamos a seguir un pequeño orden por aquí: personajes, trama, narración y mundo.

PERSONAJES

*Sale al escenario, se aclara la garganta y…* ¡Preciosos, magníficas, perfec-! Bueno, eso no.

Podría resumir a estos personajes con una sola palabra y sería suficiente para pasar a otro punto: reales. Pero no me voy a quedar ahí. Voy a mojarme. Detrás de estos personajes —de todos, absolutamente todos— hay un gran trabajo. Y se nota. Sí, sí, se nota. En todos esos diálogos tan fluidos, tan llenos de emoción y rabia. Se nota en esos chistes malos que te enseñan de qué pasta está hecho Alec, en esos “Hm” tan pensativos del Príncipe de la Duna, en todos esos porcentajes y probabilidades de Riley y en los “mierda, joder, no soy un p*** héroe” de Arawn.

Se nota en todos esos líos en los que se meten, en esas relaciones tan reales, en los besos y la forma de comportarse cuando están tristes, molestos, cabreados o a punto de morir (ejem, ejem). Se notaba en el hecho de que, a medida que avanzaba la historia, me encontraba a mí misma adivinando las respuestas de algunos personajes o pasando las páginas a toda velocidad porque no podía descolgarme de todas esas conversaciones tan entretenidas.

Se nota en esos dos post-its azules con los que he marcado las dos veces que he llorado.

Son personajes con pasado, presente y futuro. Sus pasados son reales también: más o menos trágicos, todos se han visto marcados por ellos hasta tal punto que yo misma me he encontrado echando de menos unos cuantos flashbacks al respecto.

Ah, y también estoy fantaseando con sus futuros (juntos, felices, vivos, amándose…).

Ahora bien, esto de lo que hablo se aplica a la gran mayoría de los personajes. Aunque ha habido uno en concreto del que me ha faltado algo, un poco más de profundización. ¿Sabéis ese tipo de personaje que ya tiene su propia voz, su presencia, su desarrollo y, sin embargo, no acaba de tener su momento de aquí estabas, aquí te quería yo ver?

Pues eso, pero, como ni tan siquiera era principal, no es algo que afecte en sí a la historia.

TRAMA

Como ya habréis deducido por mi sentido comentario al respecto de los personajes… ¡Esta es una novela de personajes! Y, como tal, la trama gira en torno a estos. Diría que, sobre todo, esta es una historia de decisiones. La trama gira en torno a los personajes y los caminos que elijen. Caminos de lo más interesantes, arriesgados y, en algunos casos, incluso suicidas.

Tenemos una trama que toca un poco de cada tema: libertad, justicia, los ideales, el poder… Y la autora se las apaña para introducirlos todos de forma natural. Los conflictos internos y externos de los personajes nos llevan a replantearnos muchas cosas. ¿Tan fácil puede resultar perderse a uno mismo? ¿Acaso la confianza está sobrevalorada? ¿El poder de verdad sirve para algo más que para que otros se aprovechen de él?

¿Por qué esta autora es tan cruel?

Existe algo conocido como montaña rusa cuando hablamos de las estructuras de una novela. Viene a ser algo así: llegamos a la caseta de la atracción y sacamos un tíquet (es decir, compramos el libro) y nos sentamos en el vagón de la montaña (empezamos a leer). Al principio todo es calma; por muy rápido que vaya (es el caso de esta novela), los primeros metros son rectos y paralelos al suelo, hasta que… ¡Llega el detonante! Y entonces la montaña comienza a subir. Hasta llegar al punto más alto (clímax) el autor puede hacer todas las perrerías que se le ocurran.

Y África las hace, creedme. Porque yo me he bajado de esta montaña rusa mareada y sin lágrimas disponibles hasta nuevo aviso. Diría que leer esta novela es como una montaña rusa, pero hay una diferencia: no ves venir los puntos de giro. Al menos no lo más fuertes. Yo me he encontrado acertando en alguna suposición, pero no pasa nada, que a las cinco páginas la autora se había asegurado de dejarme un vuelta de 180º grados para que no me acomodara.

Sí, esa es la trama de esta novela.

NARRACIÓN

África es una autora con oficio. Vamos, que se nota que lleva escribiendo mucho tiempo y que se ha preocupado por conocer las normas de este. Entre otras cosas, esconder su voz detrás de los personajes. Porque esta novela tiene once narradores y cada uno tiene su propia voz. Unos se parecen entre sí más que otros, pero todos tienen ese toque que hace que digas: sí, este que ya dice dos palabrotas en el primer párrafo es Arawn o claro que esta es Riley, ¿quién me iba a hablar de las probabilidades de que maten a Catania si no?

Es una narración cuidada, medida y muy muy adictiva. Una palabra lleva a otra como una oración a otra como una página a otra y… Aquí estoy yo, soltando aquí todo esto después de haber leído un libro de 500 páginas en tres días.

IMG_20180410_202346
¿Adicción, yo? ¡Qué va! Ni que este libro fuera carbonita, por favor…

MUNDO

Vamos a dejarlo claro desde ya: yo no desearía vivir en Ysgrand ni hasta arriba de licor de menta, pero es un mundo cuanto menos… Interesante. La autora crea una ambientación con todos los elementos que vendría a tener la antigua Roma… Solo que con algunos ligeros cambios. Es una ciudad cruel, con su Barrio Negro y su Barrio Dorado, con su violencia bruta y su cinismo. Es una ciudad que pone contra las cuerdas a sus habitantes una y otra vez, una ciudad cuyos propios cimientos están constantemente tambaleándose.

Es un mundo cruel, y lo peor de todo es que, teniendo en cuenta su origen, he llegado a tener miedo de llegar alguna vez a una situación remotamente parecida. Es un mundo que, al igual que sus personajes y trama, me ha hecho reflexionar.

CONCLUSIÓN

Ahora sería cuando un reseñador común soltaría unas estrellas y se despediría. Yo no soy muy de dar estrellas ni puntuaciones numéricas, la verdad, pero diría que esta historia, si bien no llega al diez redondo, está muy cerca. En definitiva, esta es una novela más que recomendable. Es larga, pero se siente como si tuviera la mitad de páginas. Con una narración ágil y un desarrollo más que real de sus personajes y situaciones, se lee en un periquete. Amor, muerte, pasión y un buen puñado de ideales.

La ciudad de los ladrones tiene once narradores, pero son como uno. Once historias que no dejan de ser una sola, una que no puedes perderte: La historia de Ysgrand.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s